Piñera no quiere escuchar

Cuando una lengua muere, es una visión del mundo la que se pierde.

Por el contrario, cuantos más términos tengamos para definir algo, entonces más variantes para pensar en sus aristas, en sus diversas formas, en sus colores, en sus complejidades, en sus posibilidades.

Cualquier estudiante de letras o de comunicación conoce este concepto hasta el cansancio. No es ningún hallazgo. Por eso, sencillamente, los eufemismos  en política deberían estar prohibidos. Sobre todo cuando lo que se quiere es tapar, silenciar o borronear una verdad, una realidad.

Apenas leí en los diarios la decisión de Piñera de eliminar de los libros de historia para secundario la palabra “dictadura”  me acordé de la “neolengua” de Orwell, en 1984, creada para mentir la realidad, para no nombrar lo que no se quiere, o no conviene a algunos.

Esmerilar la lengua

Deslustrar las ideas

Opacar el razonamiento

Sí, estos tipos tienen muy clara la cuestión

Nosotros, también…

 

 

Anuncios

Descubriendo a Leila Guerriero

leila_guerriero

En esos momentos que ando por la web diseñando, redefiniendo o buscando quién sabe qué. Fue un momento como ese cuando me encontré con Leila Guerriero. ¿Definirla? Imposible. Tanta genialidad junta a la hora de escribir me apabulla, me inhibe. Pero luego, de todas formas, motiva. Empuja.

Leila Guerriero es el nuevo nombre de mis crónicas preferidas.

Acá encontré un sumario de un seminario que dio. Hasta para escribir programas es buena…

Médulas imperdibles que cualquier periodista narrativo debería leer:

  • El periodismo narrativo toma recursos de la ficción para contar una historia real y monta una arquitectura tan atractiva como la de una buena novela.
  • El periodismo narrativo se construye sobre el arte de mirar.
  • Para ver no sólo hay que estar: para ver, hay que volverse invisible.
  • Sólo permaneciendo se conoce, y sólo conociendo se comprende, y sólo comprendiendo se empieza a ver. Y sólo cuando se empieza a ver, se puede contar.
  • En esta nueva forma de periodismo la unidad de trabajo no es ya el dato, sino la escena.
  • Hay que tener algo para decir.
  • Hay que conocer la realidad que se va a narrar. Saber de qué se habla.
  • Hay que descubrir cuál es la mejor forma de contar la historia.
  • El periodismo narrativo como instrumento para pensar, crear, ayudar. Escribir para producir un efecto.
  • Escribir sobre gente común, en circunstancias absolutamente extraordinarias y gente extraordinaria en circunstancias comunes.
  • La clave del periodismo narrativo reside en que, hablándonos de otros, nos habla de nosotros mismos.
  • De todos los recursos de la ficción que el periodismo puede usar, hay uno que le está vedado: el recurso de inventar.
  • El periodismo –literario o no- es lo opuesto a la objetividad. Es una mirada, una visión del mundo, una subjetividad honesta. Toda pieza de periodismo es una edición de la realidad.
  • ¿Tiene sentido el periodismo narrativo en el reino de twitter y el on-line?

Elogio de la mujer brava – Por Héctor Abad

18503_412411528848146_339053316_n

A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viragos, marimachos. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. Sigue leyendo

Hubo un tiempo en que fui hermoso?

pict.php

 

Conflictos_Generacionales

Ya lo repliqué en varios lugares, pero acá sé que se borrará con mucho menos ímpetu y voracidad que en otros lados de la web…

Atrápenlo, disfrútenlo!

Cambiando paradigmas

 

Gracias Eli por este video!
(Ella sabe de la preocupación de su amiga acerca de la necesidad de un cambio SÚPER NECESARIO en educación!)
Y yo quiero compartirlo acá!

A 25 años de su muerte


Sé que El amenzado es uno de los más leídos de este gran genio. Pero es mi fascinación. Y no podía dejar de postear algo sobre él, un día como hoy. A 25 años de su muerte.

El amenazado

Es el amor. Tendré que ocultarme o huir.

Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La
hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición el aprendizaje de las palabras que usó
el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad,
las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven
amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche
intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz
del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la
sombra no ha traído la paz.
Es ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la
espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con su pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Borges, en la actualidad, click acá

¿Y lo que todavía no tiene nombre?

“The limits of my language

are the limits of my mind.

               All I know is what I have words for. ”

                                                                                                                            Ludwig Wittgenstein