Las luces de la ciudad

En la esquina de Salta y Oroño el semáforo es el único impasible a la tragedia. Sigue intermitiendo sus colores: rojo, amarillo, verde, amarillo, rojo. No hay autos que puedan seguir esas indicaciones. El rojo no nos gusta hoy. La ciudad está parada.

En la esquina de Salta y Oroño el semáforo es el único que parece no haberse enterado del desastre y sigue alternando sus luces metódicamente, como un relojito suizo.

 Rojo

Cerca de la luz del semáforo hay una autobomba de la ciudad. Apoyada en ella, Carolina Lobos y dos de sus compañeros.

Carolina tiene 21 años, ojos profundos y muchas ganas de ayudar. Como todos los bomberos que están acá, vino junto a su dotación para participar del rescate de las personas que aún quedan debajo de los escombros del edificio de Salta 2141. Días atrás también ayudó a extinguir las llamas que lo envolvían y lo transformaban en un monstruo de hierros retorcidos. Ella llegó en el momento justo en que estas cuadras dejaban de formar parte de un barrio tranquilo y pasaban a identificarse como la zona cero. El lugar del espanto. Sigue leyendo

Anuncios

La pasión según Angélica

angelica-gorodischerEl rojo del hilo muerde la trama para ir hacia el otro lado y volver a salir a pocos milímetros. Podría haber elegido punto cadena o punto cruz. Lo sabe por su juventud aplicadísima de mujer educada en las labores femeninas. Cada puntada es certera. Mientras cose revisa las líneas. Acaricia con el dedo la figura que va formando y repasa mentalmente el discurso que ayer escuchó de la boca de ese hombre fascinante. Pero al primer ruido sospechoso esconde las iniciales inconclusas.

Tiene todo decidido desde la noche anterior. Se casará con el Goro, un estudiante de arquitectura y militante en la facultad.

Su familia todavía no lo sabe.

Aunque meses después tomarán un micro juntos para huir hacia Buenos Aires, el Goro aún tampoco. Sigue leyendo

¡Se te pasa el arroz!

se te pasa el arrozEste tema me tiene especialmente crispada. Cada vez que alguien me pregunta cuánto hace que me casé, sé que detrás vendrá la inevitable cuestión. Imaginan cual… ¿cierto?

La verdad, no me interesa entender si es costumbre, tradición o boludismo del que pregunta. Pero deberían saber que una mujer que todavía no tiene hijos igual tiene una vida y —seguramente—   está muy feliz con ella.

Hace tiempo crucé en un bar a una conocida del lugar donde nací. Haciéndole honor a una indiscreción bastante pasada de moda, no dudó en meterse de lleno en mi intimidad y luego del ¡cuánto tiempo que no te veo! lanzó la odiada cuestión. Y lo más llamativo de esta chica —de esta gente, porque son unos cuantos— es que se creen con derechos por haberse cruzado con vos una veintena de veces en la calle o en el súper. Y a veces, ni siquiera eso.

La cosa es que luego del fastidioso cuestionamiento, mi respuesta no tardó. Le dije que esas preguntas son de otra década y que entonces ella también ya estaría pensando en tener un hijo (tenemos casi la misma edad). Entonces, agregó: ¡Ah, pero vos estás casada!

¡Claro! ahora resulta que casarse te habilita automáticamente (o más bien, TE OBLIGA) a quedar embarazada en los próximos 18 meses. Bueno, avisémosle a las que están embarazadas y en concubinato, a las que esperan un hijo y recién están de novio y bue…ni que hablar a la que quedó embarazada y duda sobre la paternidad de la criatura en camino. En la lógica de estas personas ésas son unas locas bárbaras ¿cierto?

Pregunto: ¿Cuál es la relación que establecen estas mujeres con el desubicado cuestionamiento del Para Cuando? Sigue leyendo

Pilar Mugica: “La verdadera discapacidad está en el pensamiento”

319269_10150291913832204_463998394_n-201x300Enfocarse en lo positivo. Porque la verdadera discapacidad, asegura Pilar, está en los pensamientos. Y la clave está en sentir que podemos. En pensarlo concientemente.

Pilar Mugica tiene 25 años, es Contadora y demuestra, por sobre lo que crean muchos, que la fuerza de voluntad vence cualquier tipo de discapacidad. Vence todo.

Y nos habla sobre la suya. Nos cuenta que se dio al nacer, posiblemente por una demora en el parto, lo que habría generado falta de oxígeno que afectó su parte motriz y generó que tenga que desplazarse en sillas de ruedas.

Sigue leyendo

Pilar Sordo: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”

pict.phpEl éxito de Pilar Sordo ya no es novedad. Surgió dos años atrás con su ponencia sobre la diferencia de los géneros en la Universidad de Valdivia y el video se diseminó en las redes vertiginosamente. Desde allí, esta chilena de mirada franca no deja de cosechar seguidores y grandes ventas de sus libros. La psicóloga estuvo en la Feria del Libro de Buenos Aires hablando sobre “Bienvenido dolor”, su último trabajo. Con IneditadaS allí fuimos para contarte todo lo mejor de la presentación. Sigue leyendo

Candela Bianchi: “Replay es mi carta de presentación”

candebianchi_1328637837_600IneditadaS dialogó con Candela Bianchi, una de las creadoras de Replay Revista y, por sobre todo, una apasionada emprendedora de los medios.

Candela nos contó sobre sus comienzos en el proyecto, sobre las motivaciones que la orientaron y sobre las personas que inspiran su vida a diario:

¿Cómo surge Replay?

– Replay surge en 2007. En cuarto año de Comunicación Social, plenas vacaciones de invierno, con una compañera y amiga de la facu que fue mi socia hasta el año pasado. La idea era hacer un proyecto propio y se nos ocurrió armar una revista de cultura y espectáculos con mucho hincapié en la producción local. Así nació Replay impresa, una revista de bolsillo con secciones de arte, diseño, cine, música, teatro (y más tarde moda). Hicimos 8 ediciones. En 2009 nos volcamos a la web y abandonamos la impresa, y en 2011 sumamos radio, primero con una emisión semanal y luego este año una tira diaria de 19 a 20 en radio TRIP 106.7.

¿Qué ideas te motivaron a encarar este proyecto?

Sigue leyendo

Mirta Andrin: la voz y la mujer

Sin-título1-300x186

Para ser locutora se necesita una voz. No es necesario, por supuesto, un buen humor genuino, o una espontaneidad confortable. Mucho menos una mirada, una sonrisa cálida. Pero Mirta Andrin no es simplemente una locutora.

Por eso tiene una voz candente, límpida. Y también ­— virtuosa, humildemente — todo lo demás.

***

“Era una mujer de brazos fuertes y expresión juguetona, tenía una risa clara y contagiosa que supo soltar siempre en el momento adecuado”

La risa. Su arma cargada de futuro.

Mirta me espera muy temprano en el canal para entrevistarla pero el día amanece con una tormenta feroz. Y llama. El entrevistado preocupándose por el entrevistador. Hay tormenta y prefiere avisar que a ella no le importaría dejar la nota para otro día.

Sigue leyendo